¿Beneficios de dormir con tu mascota?

dormir con tu mascota

 

Muchos estudios se han hecho sobre el tema de dormir con mascotas, y es que no nos digamos mentiras, acurrucarnos y sentir el calorcito de sus cuerpos es algo placentero, pero ¿Es recomendable?

Los últimos estudios demuestran que esto solo puede traer beneficios para ambas partes, sin embargo, hay que saber marcar los limites.

Dormir con tu mascota supone un beneficio mutuo para ambos, por un lado, te sientes más cómodo y seguro; y por el lado de tu mascota, está siempre presentará una tendencia – hasta necesidad- de dormir con sus compañeros o miembros de su grupo social, por lo que dormir cerca de ti le resulta sumamente agradable.

Según expertos e investigadores, no hay ningún problema en que tu mascota duerma en la cama, sin embargo, esta debe conocer los límites y respetarlos, si tu no quieres que esta esté sobre la cama debes hacérselo entender, porque “NO” es no, recuerda que siempre debes tener un liderazgo marcado sobre el animal.

Por otro lado, recientes estudios del sueño realizados en la Clínica de Mayo en Arizona, Estados Unidos, evaluaron el comportamiento del sueño de 40 adultos con sus respectivas mascotas y llegaron a varias conclusiones:

- Es beneficioso dormir con las mascotas, sin embargo, no compartir la misma cama, ambos deben respetar el espacio mutuo y no sacrificar la calidad del sueño por la comodidad del otro.

- Sin importar el tamaño de tu mascota, puede ser un pequeño chihuahua o un gran danés, los estudios revelaron que estas le brindan una sensación de seguridad y tranquilidad para dormir a su dueño.

Consejos para un mutuo dulce sueño:

 

  • Mantener a tu mascota al día con su higiene, vacunada y desparasitada.

  • Debes educar a tu perro desde cachorro cuál será su lugar designado para dormir, y en lo posible, nunca cambiar el lugar.

  • Para su bienestar, el lugar escogido debe estar resguardado de las inclemencias del clima, como la lluvia o el frio, además debe ser tranquilo y seguro.

Haz de tu perro el más popular

perro popular


Todos buscamos que nuestra mascota sea la más amigable, que sea capaz de relacionarse con otros perros de forma confiada y juguetona, sin miedos ni brotes de violencia. Lo último que queremos es que debamos sacar a pasear a nuestro perro en horarios donde sepamos que no encontraremos otros perros porque sabemos que el nuestro no es muy sociable.  

¿Cómo hacer que tu perro sea el más popular entre las otras mascotas?

Primero, hay que entender que si a nuestro amigo le hacen falta habilidades sociales que le impidan relacionarse correctamente es por nuestra culpa, y el error, comienza desde que son cachorros y no dejamos que se relacione con otros perros por miedo a que lo lastimen. Es durante esta época (entre los 2 y 4 meses) que se encuentran en un periodo de sensibilización social, donde reconocen al otro y comienzan a forjar conductas saludables.

Nuestro error radica en que humanizamos mucho a nuestra mascota, tanto, que no permitimos que se relaciones con otros perros por lo que la mayor parte de su vida se relaciona solo con otras personas, perdiendo, eventualmente, su capacidad de relacionarse con otros animales.

¿Qué debemos hacer? Es muy sencillo, debemos dejar a nuestro perro ser perro. Aquí te dejamos algunos tips de convivencia perruna

No te pongas nervioso cuando te encuentras a otro perro en el camino, por el contrario, salúdalo usando un tono amigable, así, tu perro verá al otro como su igual.

Recompénsalo, las golosinas, caricias y elogios siempre serán la mejor manera para premiar a tu perro cuando hace las cosas bien, si por el contrario, se comporta de manera agresiva, con un NO tu perro comenzará a asociar las buenas relaciones con premios y la agresividad con los regaños, es el inteligente y preferirá las golosinas.

Paseos sin correa, donde tu perro pueda disfrutar la libertad de correr y jugar con otros, con la correa no puede disfrutar, puede que discuta con otros perros, que ladre gruñe o intenten morder, pero si no vez que la situación sea realmente grave, no te metas, deja que los perros arreglen sus diferencias siendo perros.

 

Con el tiempo verás cómo tu perro disfrutará de la compañía de otros e inclusive buscará jugar y relacionarse con ellos.

Mi perro no es mi hijo, pero yo soy su madre.

mi perro no es mi hijo

 

 

Poner en palabras los sentimientos nunca ha sido una labor fácil. Por esto, cuando se trata del cariño que una persona siente por su perro es aún más difícil.

Queremos compartir con ustedes la siguiente reflexión del “Encantador de perros” sobre la relación con las mascotas que nos alegran los días.

Mi perro no es mi hijo. Estoy harta de oír a gente que diga como no tienes hijos, tu perro es como tu hijo o tratas al perro como un hijo y no lo es. 

Sé que NO ES MI HIJO, es MI PERRO. No soy madre, no lo soy, pero tengo claro que el sentimiento de una madre a un hijo no se puede igualar y no puedo imaginar cómo será

Tengo un perro, un perro al que adoro sí, pero es un perro. A diferencia de un hijo, mi perro nunca se hará mayor mentalmente, no se irá de casa o me cuidará cuando sea viejita. No se hará independiente ni válido por si mismo: siempre me va a necesitar para poder comer, beber o simplemente hacer deporte.

Nunca será adolescente y como además, tampoco hablará no escucharé nunca frases típicas de un hijo/a quinceañero/a deslengüado/a como paso de ti, tú es que no me entiendes, que pesada eres, no tienes ni idea. Al igual que esas cosas, tampoco oiré un te quiero, gracias, te necesito

No me juzgará, ni me cuestionará mis ideas o mis decisiones. No me pedirá una PLAY, un juguete, un capricho

A diferencia de un hijo, nunca veré parte de mí en mi perro: ni física ni psicológicamente, es decir, no veré un legado. Veré a mi perro crecer tanto que le veré envejecer, y no él a mí como lo haría un hijo. No sólo seré quien le cuide sino seré quien le vea irse para siempre, así, de manera natural y no por una desgracia de la vida. Simplemente, ese será nuestro destino.

Mi perro es un animal, no una persona, y tampoco es mi hijo. Sin embargo, yo sí soy su madre. ¿Irónico? ¿Cómo puede ser? Creo que ha quedado claro lo que es un hijo, pero ¿una madre? ¿Qué crees que es una madre? Para mí, una madre es alguien que se sacrifica por sus hijos, cuida de ellos, cambia su vida para el bienestar de su familia. Una madre mima, educa y quiere incondicionalmente siempre. Por todo esto, mi perro no es mi hijo, pero yo sí soy su madre.

Soy todo lo que tiene, soy su líder de la manada. No soy su ama, ni dueña. Para él soy parte de su familia, de lo que para un perro es su familia.

Me da pena quien no lo entienda porque jamás sabrán lo que es sentir el amor de un ser que no habla, que no madura, que no se expresa como un humano, no podrán tener lo que yo tengo al observar esa mirada con la que mi perro me lo dice todo.

 

Mi perro no es mi hijo, pero yo soy su madre, gracias a mí, tiene una vida plena, sana y que con tan poco es feliz y no te exige nada más. A cambio de lo que para un humano es apenas nada, tú eres su todo.

Madre-hijo es una conexión natural, que sale sola y que es inigualable seguro. Pero la conexión con un animal no lo es, no todo el mundo puede acceder a esa sensación tan maravillosa.
Sólo espero que los hijos de esas personas que no entienden lo que yo siento y que no comprenden la importancia de un animal para algunas personas, que sus hijos, tengan un animal (ya sea perro, gato, caballo) y puedan obtener esa conexión que yo tengo con mi perro.

Cómo bañar a tu perro

bañarperro

 

 

Sea tu perro super hiperactivo, que se la pasa jugando y metiéndose en problemas todo día o un perezoso que solo duerme, debes bañar a tu perro.

La frecuencia varía según factores como: la raza, el tamaño, el tipo de pelaje o sus actividades, por ejemplo, los perros que suelen pasar más tiempo al aire libre deben ser bañados más frecuentemente que aquellos que permanecen haciendo pereza en casa.

Los baños pueden ser aterradores para los perros- y sus dueños- por eso aquí te presentamos una breve guía de cómo bañar a tu perro, para que hagas de esta experiencia algo placentero y divertido para ambos.

  • Evita bañar a tu perro con demasiada frecuencia. Salvo que tenga una infección cutánea o huela mal lo puedes bañar una vez al mes. Si lo bañas con mucha frecuencia puedes causarle irritación y podría rascarse mucho.

  • Para evitar tener que bañarlo mucho y que huela bien, puedes cepillar su pelaje con frecuencia, esto ayuda a mantenerlo limpio entre baños, además es una buena excusa para consentir a tu amigo.

  • Si tu perro tiene una infección cutánea, consulta al veterinario para saber cuál es la mejor forma de tratarlo.

  • Haz que tu perro se acostumbre al baño, para esto debes darle alguna golosina o mimos para que el relacione la hora del baño como algo positivo.

  • Si tu perro le tiene terror al baño, colócalo en una bañera vacía – o donde lo bañes- y antes de echarle el agua, que ojalá sea tibia, háblale con un tono de voz relajante y dale una golosina o juguete.

  • A los cachorros báñalos a partir de las cinco semanas de edad, es el mejor momento para hacer que se acostumbre a la hora del baño haciendo de esta un momento agradable.

  • Usa el champú adecuado, es ideal uno que sea diseñado para perros, que tenga un pH neutro, sin fragancias ni colores artificiales. NUNCA uses tu champú para bañar al perro.

  • Para evitar que deje muchos pelos cuando lo bañas, cepíllalo antes de bañarlo para preparlo bien. Si tu perro tiene el pelaje largo, asegúrate de arreglar los mechones enredados o enmarañados.

  • Corta las uñas de tu perro antes para evitar que te arañe por accidente, pero cuidado con cortarlas demasiado, si llegas hasta la matriz puedes ocasionar sangrados e infecciones. Si no sabes cómo cortarle las uñas acude al veterinario o peluquero canino.

  • Por último, coloca pedazos de algodón en las orejas para evitar que se mojen y desarrollen infecciones.

 

Ahora si estás listo para bañar a tu mejor amigo, y recuerda premiarlo con su comida favorita de CipaCan cuando hayas terminado.

¿Cada cuánto desparasitar a mi perro?

 

 

La labor de desparasitar un perro es muy importante y debe realizarse con regularidad con el fin

de mantener la salud de nuestro amigo peludo. Sin embargo, su frecuencia varia dependiendo de

diversos factores, como la edad del perro, su estilo de vida, el espacio donde habite y otras

condiciones que puedan requerir de una eliminación de parásitos.

Desparasitar cachorros:

Este es un paso fundamental para asegurar la buena salud de nuestro cachorro, este debe estar

libre de parásitos antes de la primera vacuna. Por eso, la primera vez desparasitación debe ser

entre los 21 y 30 días de vida, un proceso que normalmente se realiza administrando una pasta o

jarabe, pues el perro aún se alimenta de la leche materna.

Luego de esta primera desparasitación se vuelve a realizar el procedimiento al mes y medio de

nacido.

El cachorro siempre debe estar desparasitado antes de cada vacuna y al cumplir los 6 meses, la

periodicidad de la desparasitación cambia dependiendo del animal.

Desparasitar perros adultos:

Si te preguntas cada cuánto desparasitar a tu perro adulto la respuesta es muy simple. Si el animal

está al aire libre, en contacto con otros animales o si pasea y juega en lugares públicos con otros

perros, se recomienda desparasitarlo mensualmente o cada 2 meses, pues se considera que el

animal cuenta con un mayor riesgo de contraerlos. En el caso de perros que siempre están en

casa, puedes desparasitarlo cada 3 o 4 meses.

Situaciones especiales para desparasitar a tu perro

También hay ocasiones excepcionales en las que es importante desparasitar a los perros, por

ejemplo:

  • Si planeas que tu perra sea montada, es necesario desparasitarla cuando comienza la

época de celo, pues este ocasiona la liberación de larvas áscaris que pueden pasar a la

placenta e infestara los cachorros. También deberás hacerlo 15 días antes del parto.

  • Ante la llegada de un bebe a la casa se recomienda desparasitar al perro y luego continuar

con el calendario tal como mencionamos antes. En este aspecto, puedes hablar con tu

veterinario para programar desparasitaciones más frecuentes con el fin de garantizar la

salud del pequeño.

  • Siempre que tu perro entre y salga de una residencia canina.

Para garantizar el tratamiento adecuado para tu mascota te invitamos a llevarla al veterinario y

participar de nuestras jornadas de vacunación.